Categories

Stay Connected

    Instagram Feed

    Wellness & Lifestyle
    ¿Y si me convierto en vegetariano?

    ¿Y si me convierto en vegetariano?

    En los últimos años se puso de moda el ser vegano, crudivegano o vegetariano. ¿Cuál es la diferencia?, ¿me conviene?.

    Vayamos al fondo del asunto y veamos que hay detrás de estas tendencias.

    Los veganos no consumen ni productos animales ni tampoco productos derivados de los mismos.

    Los ovolactovegetarianos o vegetarianos tradicionales, si incluyen en su dieta huevos y lácteos, pero no consumen productos animales.

    Los crudiveganos son aún más extremos, porque además de no comer productos animales ni sus derivados, consideran que para absorber y preservar los nutrientes de los alimentos, hay que comer los alimentos crudos; ellos siguen el principio de comer alimentos naturales sin aditivos artificiales y no expuestos a una temperatura superior a la producida por el sol, alrededor de 40º centigrados.

    Sobre este tema de la alimentación, hay algo en lo que debemos de reflexionar y adecuar a nuestra realidad.

    Es delicado de la noche a la mañana dejar la proteína que proviene de los animales, porque puedes sufrir una serie descompensación física.
    Antes de convertirte al vegetarianismo en cualquiera de sus tendencias, pregúntate si estás dispuesto a alimentarte de proteína vegetal y a consumir los alimentos que verdaderamente te nutran.

    No está bien convertirte en un vegetariano y alimentarte mayormente de carbohidratos, porque eso además de que puede ocasionarte altos grados de desnutrición, puede provocarte una subida de peso y eventualmente desequilibrios a nivel hormonal.

    Pero convertirte al vegetarianismo tiene muchas ventajas. Las proteínas vegetales tienen una gran cantidad de nutrientes y muchas veces más que los que contienen las proteínas naturales. Y lo mejor, son mucho más económicas que las proteínas animales, lo cuál te puede ayudar en tu economía familia.

    Lentejas, garbanzos o frijoles con arroz, son un ejemplo de una proteína vegetal completa. Y si a esto le añades una verdura como espinaca, brócoli o calabacitas, tendrás un plato completo, nutritivo y accesible para tu bolsillo. Las nueces, el amaranto y el ajonjolí, representan también fuentes de proteína vegetal y calcio.

    Si vas a convertirte en vegetariano, consulta antes a tu médico e investiga sobre la alimentación vegetariana propicia para que te mantengas saludable.

    Leave a reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *

    Categories

    Stay Connected

      Instagram Feed

      ×